Viñetas maricas

Hace más de 50 años el mes de junio es conocido como el mes del orgullo gay, en conmemoración a los disturbios de Stonewall ocurridos en 1969 en Estados Unidos y protagonizados por un grupo de mujeres trans, quienes tras los constantes abusos de la policía decidieron manifestarse de manera pública y exigir su derecho a ser. Un evento que más tarde tendría repercusión a nivel internacional y motivaría distintas marchas y celebraciones alrededor del mundo. En Colombia, la primera marcha del orgullo gay se celebró en 1983, promovida por diferentes figuras como León Zuleta, del colectivo Liberación Homosexual en Colombia.

Sin embargo, la lucha por nuestros derechos y nuestra visibilidad no se limita a un mes o un solo día, por el contrario, esta aura célebre debería ser extensiva a todos los días, en especial teniendo en cuenta que cada vez son más las iniciativas, colectivos y artistas que encaminan sus trabajos o parte de su producción en este sentido. Por supuesto, el cómic colombiano no es ajeno a esta realidad y esta lucha, ya sea desde el activismo, la denuncia, la información o relatos más íntimos que apuestan por visibilidad, son múltiples los trabajos de historietas colombianas que abordan temáticas LGBTIQ+ a través de sus viñetas. Por esto, con el ánimo de reconocer y celebrar, a continuación, enlistamos algunas de ellas.

faviconSindy Elefante (Sindy Infante)

Autora del cómic autobiográfico Elefantes en el cuarto, (Cohete Cómics, 2016), una obra donde Sindy cuenta de forma cercana y sincera, y a partir del acto de ordenar su cuarto, cómo fue el proceso de descubrimiento de su identidad; las dudas a las que se enfrentó, los tropiezos que vivió y los miedos que tuvo que derribar hasta llegar a reconocerse y asumirse libremente como lesbiana. Un cómic que quizá más adelante cuente con una segunda parte, como ha insinuado su autora en varias ocasiones.

Pero, el trabajo de esta ilustradora en cuanto a temas de diversidad sexual no termina allí, por el contrario este enfoque cada vez toma más fuerza y se cruza con sus otros trabajos, pues Sindy es también la persona detrás de Power Plumas, un unicornie que desde un tono cálido vela por la inclusión y la no discriminación, así como de varias ilustraciones para la organización Sentiido.

Zay Cardona (Mariquismo juvenil)

En Mariquismo juvenil, su proyecto de cómic web, Zay Cardona retrata varias de sus vivencias y búsquedas como persona diversa con un toque de humor, sarcasmo, colores brillantes y, sobre todo, honestidad. Zay no teme hacer uso, de forma vehemente, del rayo marica; así como no teme mostrarse transparente compartiendo incluso sus propios cuestionamientos respecto a su expresión e identidad de género, por supuesto, sin dejar de lado la fantasía.

Lo anterior también se aúna con su trabajo de activismo, denuncia, crítica y visibilización sobre temas relacionados con la diversidad sexual y de género, muestras de esto son sus múltiples colaboraciones con entidades como Mutante y Sentiido, o la publicación antológica “Polilla marika” (2021), resultado del programa Fellows de la Fundación Mi Sangre, en coautoría con Jahira Quintero, donde recogen e ilustran cinco relatos de personas con experiencias de vida trans.

El chico sin cabello de pan

En el universo dibujado por este artista e ilustrador bogotano la línea que separa lo correcto y lo incorrecto se difumina cada vez más. En sus trabajos, Don Ramón y el señor barriga concilian sus diferencias como nunca nos hubiésemos imaginado en nuestra infancia, Dios y el Diablo encuentran un acuerdo en el plano terrenal y carnal, y muchos otros más personajes de la cultura pop y a la idiosincrasia nacional, como Alicia en el País de las maravillas y Betty la fea, encuentran lugar en sus versiones más descabelladas y eróticas —o pornográficas—, en medio de escenarios catastróficos, siempre con un tono depresivo a la par que morboso y con comportamientos \’cuestionables\’ a la vista. 

Un trabajo que nos acerca a aquellas prácticas y manifestaciones sexuales que suelen considerarse tabú, al lado más pervertido que habita en nosotros, donde el deseo no es disimulado y el paraíso puede ser un escenario postapocalíptico donde se tiene sexo. Por ello, no es de sorprender que El Chico haya sido uno de los ilustradores invitados por Bulto, un colectivo queer y fetichista de techno, a registrar a través de doce ilustraciones una de sus fiestas. Entre sus trabajos también destacan los web cómics realizados para Cartel Urbano y Vice en Español. Así como su más reciente exposición S.A.D (Sexo, Amor y Drama) en Cartooon Madnesss, México.

Carolina Pineda (La Desparchada)

En Hello, my love (2014), uno de sus primeros trabajos de cómic, esta ilustradora e historietista bogotana relata la historia de Gabriela y Sandra, quienes coinciden tiempo después de su ruptura, con la excusa de un cumpleaños, sólo para encontrarse tan afines como antes, pero tan diferentes como el tiempo lo ha permitido. Un trabajo que remite a esos primeros amores, la torpeza y el temor de aquellos tiempos donde salir del closet aún suponía un reto enorme y, además, reivindica a través de la ternura la importancia de asumir, cada quien a su propio ritmo, la orientación sexual. Asimismo, este cómic comparte universo narrativo con dos obras posteriores: Señor Ojo (2018) e Historias de Chapiyork (2017), realizado junto con Daniela Ardila, en este último hace aparición OM, un artista urbano de Chapiyork que es perseguido por la policía antigay.

De este modo, esta autora no teme representar en cómic algunas de sus vivencias como lesbiana, asimismo en varias ocasiones se ha posicionado y trabajado con diferentes organizaciones en defensa de los derechos humanos. Actualmente, Carolina trabaja en su primera novela gráfica que será publicada por Planeta Cómic.

Alejandra Gutiérrez

Esta cartagenera radicada en Estados Unidos no duda en manifestar en sus historietas su interés por explorar el erotismo a través de lo gráfico y tratar temas concernientes a la comunidad LGBTIQ+. De ello dan cuenta sus participaciones en proyectos como Love is Love (IDW Publishing y DC Comics, 2016), un libro de cómic antológico realizado en respuesta al tiroteo sucedido el 12 de junio de 2016 en la discoteca gay Pulse (Orlando, Florida), y cuyas ganancias fueron destinadas a las víctimas; y también su participación en el #2 de la serie Twisted Romance(2018): con la historia “Twinkle and Star” con guion de Alex de Campi y publicado por Image Comics. 

Asimismo sobresalen sus colaboraciones con la guionista, trabajadora y educadora sexual Tina Horn: primero en 2019 en SFSX (SafeSex) una serie de cómics de ciencia ficción erótica publicada por Image Comics, cuyo #3 Horn escribió especialmente para Gutiérrez, una historia sobre trabajadores sexuales queer escrita y dibujada por dos trabajadoras sexuales queer; y luego en 2020 en SFSX: The Dirty Mind Guide 2 Talking Dirty para Playboy sobre conversaciones eróticas.

Cuerpos exuberantes y seductores prestos a vivir su sexualidades libremente bajo la idea de relaciones consensuadas y responsables es la premisa que se puede encontrar en las ilustraciones y cómics, algunos de tipo autobiográfico, que suele subir Alejandra a sus redes sociales.

José Olascoaga

En 2017, y como conclusión del laboratorio de historietas, La Chimenea (dirigido por el historietista Luis Echavarría), este ilustrador e historietista monteriano autopublicó su primera obra: Confidencial. Esta reúne 16 historias en 60 páginas con un ameno formato cuadrado, todas estas, como indica el título y nos lo confirma el sobre que contiene la publicación son de un carácter secreto, casi íntimo, que el autor decide confiarnos a través de la lectura. 

Estas historias nos introducen, poco a poco, a través del recurso de la anécdota a algunos episodios de la vida de José, en los cuales hacen presencia temas como el bullying, el catolicismo, el sexo y las relaciones homosexuales, la salud mental y los lazos familiares, todo esto con el tono sincero de quien se permite relatar sus confidencias sin mayores escrúpulos de por medio y a la vez se reconoce otro justamente gracias a su pasado. 

En este cómic Olascoaga nos hace confidentes no solo de algunos de sus secretos, sino también de una atenta revisión de sí mismo a través de su trazo meditado y expresivo, acentuado con una narrativa introspectiva, un toque de humor y una playlist para acompañar la lectura. En Confidencial atestiguamos cómo este autor se mira de cerca para luego trazar un camino. Quizás una apuesta que Olascoaga seguirá en sus próximas publicaciones.

Paula Carvajal 

En su primera novela gráfica Todo esto era nuestro (Planeta Cómic, 2021) esta ilustradora e historietista bogotana cuenta la historia de Luisa y Mónica, una pareja que se encuentra en un punto crucial de su relación, donde su camino podría continuar o bifurcarse. Con su trazo delicado y cuidado, una entrañable paleta de colores pastel y unos escenarios dotados de detalles significativos, Carvajal nos acerca tanto a los momentos más oscuros como a los más luminosos de esta pareja, alejándose de aquellas representaciones idealizadas o hipersexualizadas entre parejas del mismo sexo. 

En todo esto era nuestro atestiguamos el día a día de una pareja que ya no sabe cómo salir a flote, donde poco a poco las emociones negativas y la salud mental van cobrando importancia a la hora de sostener una relación de pareja. 

Una historia de amor y desamor con la que probablemente muchos lectores se podrán ver reflejados, pues en esta obra también se rinde homenaje a todas aquellas relaciones que ya fueron y de las que tanto se aprende aún en la ruptura.

Lina ProfileCamilo Castaño

Este diseñador e ilustrador colombiano residente en México comparte constantemente sus dibujos e historietas cortas en su cuenta de Instagram, en estos solemos encontrar personajes masculinos —quizás alteregos— en diferentes etapas y circunstancias: niños, jóvenes, adolescentes, en pareja, con amigos o mascotas y casi siempre expresando sus pensamientos y sentimientos sobre diferentes experiencias y relaciones cotidianas de un modo transparente y dulce. Pues si algo caracteriza su trabajo, además de su trazo desenfadado y genuino, es la forma con la que Castaño parece ver y asumir el mundo —o al menos sus personajes— pues en sus viñetas abundan las reflexiones en torno al autocuidado, las relaciones sanas y el aprendizaje aún ante las experiencias negativas, como un incesante llamado a la reivindicación de la ternura. 

Una mirada desde las masculinidades no hegemónicas, una que se cuestiona e invita a enunciarse y actuar desde otros lugares, en especial en relaciones sexoafectivas entre hombres. Hecho que se hace evidente en sus textos ya que logra capturar y transmitir en palabras sencillas sensaciones y sentimientos potentes, por ello no es de extrañar sus múltiples trabajos inspirados en poemas.

Geraldine

En este cómic corto pero bien hilado, resultado de la Convocatoria \”Movements and Moments\” del Instituto Goethe, Catalina Vásquez (Kathiuska) y Alejandra Pérez nos aproximan a la historia de Geraldine, una mujer trans emberá, quien luego de ser expulsada de su resguardo indígena por parte de un grupo armado ilegal, llega a Medellín, donde retoma el camino de autodescubrimiento que había emprendido en su niñez y adolescencia en su comunidad. 

En Geraldine la voz narrativa que nos guía es justamente la de su protagonista, cuya historia es retratada por parte de Vásquez y Pérez desde una perspectiva feminista, con una cercanía casi cómplice y una sensibilidad propia que nos permiten acompañar a Geraldine en su periplo empáticamente y sin juzgamientos.

Vemos entonces el paso por algunos fragmentos de la niñez y juventud de Geraldine, en su resguardo indígena de Dojura, cuando algunos de sus comportamientos y deseos fueron recibidos de forma negativa; pasando por su llegada a Medellín, donde se acercó a diferentes personas y maneras de nombrarse que le permitieron sentirse segura y reconocerse a sí misma como mujer trans, hasta llegar al regreso a su resguardo con el ánimo de aportar al respeto de los derechos de la población LGBTIQ+ en su comunidad indígena. 

Un trabajo respetuoso, que logra dar cuenta de múltiples tensiones socioculturales alrededor de la diversidad sexual y de género dentro de la comunidad indígena, a través del relato de la protagonista. 

Puede leerse en la página del Instituto Goethe.

Arcadis 

Ilustradore e historietista de Medellín, creadore de Ediciones la niña del volcán, un proyecto de edición independiente enfocado en el dibujo y el cómic, con el cual ya ha publicado parte de su obra, entre los cuales se encuentran los fanzines: Un muelle no es un puente y Pichicita. Publicaciones en las cuales, a partir de experiencias personales, su dibujo sencillo y fluido relata diferentes situaciones que acontecen dentro de la comunidad LGTBIQ+, poniendo el lente de forma crítica en aquellos comportamientos y actitudes que se perpetúan dentro de la misma comunidad y que ameritan ser revisados y cuestionados. 

En estas dos publicaciones Arcadis hace énfasis en algunos de estos comportamientos frecuentes en las aplicaciones de citas, tales como el machismo, la plumofobia, el ghosting y otros. Sin duda una mirada crítica y necesaria, una denuncia gráfica que no se limita sólo a evidenciar y criticar las prácticas mismas, sino que además se extiende a modo de invitación a vivir la propia sexualidad de una forma libre y responsable consigo mismo y los demás, una línea que parece continuará en su próxima publicación Heterocurioso.

Por último, vale la pena recordar la importancia de vernos representades, en especial, de forma local y cercana. Por los derechos que durante años hemos reclamado y ganado, pese a que aún hoy sean puestos en duda. A su vez, por la importancia de vivir y expresarnos en todos nuestros deseos, matices y formas. Y como lectores, por nuestro derecho a poder acceder a todo tipo de contenidos donde la diversidad, incluso más allá de lo sexual, tenga lugar, sin censura. 

Para cerrar, cabe mencionar otros trabajos recientes o en curso a tener en esta línea, como: el trabajo de Pascal Victoria, la novela gráfica Mi cuerpo dice la verdad (2022), con guion de Diana Ospina, dibujo de Dylan Quintero y publicado por la Comisión de la verdad, el recién publicado ¡Chao, Closet! (Planeta, 2022) de Sebastián Santafé, así como la adaptación en curso de Al diablo la maldita primavera  de Alonso Sánchez Baute, a cargo de Óscar Pantoja.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest

Estefania Henao B.

De la caja de colores solo gasto el rojo. Veo historias en detalles insignificantes, si no son cuentos, son viñetas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados

error: El contenido está protegido!!
Scroll to Top